MUSEO , EDITORIAL EDELVIVES , TOLEDO

EMOCIÓN:

El espacio arquitectónico es la expresión del tiempo, y es esta variable la que ha adquirido una importancia vital en este proyecto. Se ha llevado a cabo una infoexperiencia expositiva secuenciada a través de un viaje en el tiempo.

MOVIMIENTO:

La visita comienza en un espacio preámbulo concebido como una pequeña máquina del tiempo que nos permite viajar al corazón de la editorial a través de un video mapping. El sistema domótico que controla la instalación temporiza el acceso al espacio principal a través de la antigua puerta de madera de la capilla. Un rótulo luminoso nos recibe con el mensaje que siempre presidió todas las instalaciones que tuvo la editorial a lo largo de su historia: “Casa dedicada a la mayor dignificación del libro escolar.

INNOVACIÓN:

El mural compuesto por 50 ilustraciones que cuentan la historia de Edelvives a través de varios niveles de información, adquiere vida y movimiento mediante audiovisuales que utilizan el lenguaje del data design. Un timeline animado que se asemeja a una máquina de Rube Golberg y que configura una experiencia onírica que ilustra a Edelvives como una empresa que conjuga tradición e innovación.
Ir arriba